Contrafotografía 10 disponible: número especial sobre Irlanda del Norte por Sebastian Bolesch

La operación Banner se desplegaba sobre Irlanda del Norte en el 1969 formalizando así la intención de Reino Unido de invadir el pequeño país rebelde. El choque de fuerzas entre uno de los ejércitos más poderosos del mundo y unos locales pobremente equipados pero conocedores de su voluntad de seguir libres de la corona inglesa se libró hasta 2007, año en el que se firma la paz. Hasta entonces los números son escalofriantes: más de 300.000 soldados participaron en algún momento en la operación a lo largo de todos esos años y más de 1000 muertos en total, la mayoría del ejército británico. En la calle se vive una constante tensión, exhibición de fuerzas por ambos lados, aterradores asesinatos de civiles para absolutamente nada, uso de niños indiscriminado… en resumen, una guerra en todos sus efectos.

En la fotografía es muy conocido este conflicto por sus impactantes estampas, las fuerzas del IRA conocían perfectamente el efecto de una estética imponente y jugaban a ensalzarla apareciendo entre la multitud encapuchados y con sus rifles en mano. Los británicos acostumbraban a jugar con niños porque sabían que eso les protegería de ataques. Conocemos a muchos fotógrafos que han documentado estos eventos, nombres como Don McCullin, Homer Sykes, Christine Spengler, Stuart Franklin, Gilles Peress, Harry Benson y muchos más; de hecho son épocas en las que las cámaras fotográficas y otros materiales acaban siendo tan accesibles que nos podemos encontrar miles de fotografías de autorías practicamente desconocidas.

En este caso Sebastian Bolesch es un fotógrafo de origen alemán que a inicios de los 90s empieza su carrera como freenlace y en un encargo viaja a Irlanda del Norte para cubrir el ambiente norirlandés de 1996. Estas fotografías cubren diferentes aspectos del paisaje urbano que se encuentra allí, donde resalta tres bloques simbólicos: niños, pintadas o murales y protestas. Las tres curiosamente se interconectan entre sí y generan una serie de diálogos que deberían resonarnos en nuevas ideas. También nos muestra en pequeños detalles su caricaturización de algunos personajes, que aunque son fotografías se podrían convertir fácilmente a dibujos de sátira política. Es en estos destellos que Bolesch muestra su técnica y capacidad visual para detener en un instante un país que nunca se ha parado; algo extensamente fotografiado que ya es difícil que sorprenda pero es tan complejo que aún tenemos para años de descubrimientos.

El fanzine número 10 de Contrafotografía no es más que un pequeño homenaje a este humilde fotógrafo y a todo el género documental. Toda la producción física se ha hecho enteramente en Barcelona, desde el papel (menos el interior) hasta la impresión.

El diseño corre a cargo de Gonzalo Hergueta; la portada ha sido risografiada en Do The Print y el interior y el ensamblaje ha sido posible gracias a Descontrol Editorial, una imprenta autogestionada. Las fotografías de producto son de Diego Piqueras y el texto introductorio es de David Garcerán así como la selección y el orden de las fotografías del fanzine. El tamaño es A5, contiene 44 páginas a 100g y una portada de 200g risografiada a dos colores. En total se han impreso 150 ejemplares para la primera edición.

¡Tenemos fanzines!

Queremos que los disfrutes tanto como nosotros, así que te hemos preparado una tienda perfecta donde puedes comprarlos.


Somos un pequeño colectivo al que le encanta la fotografía en blanco y negro. Vivimos por Barcelona, pero enviamos nuestro trabajo a todas partes del mundo. Haz click y echa una vistazo a nuestras últimas publicaciones!

Ir a la tienda