Fermes por Ana Eguizábal

La provincia de Quebec está altamente industrializada y en el territorio abundan los recursos naturales, entre los que destacan los minerales, grandes bosques de coníferas que nutren una importante industria maderera o los lagos, ríos y otras corrientes de agua que producen energía hidroeléctrica no sólo para consumo interno sino también para su exportación a los Estados Unidos.

Se reconoció recientemente la importancia de este sector primario y secundario a inicios del sXXI durante dos convenciones políticas del más alto nivel: los mandatos de Quebec 2001 y Monterrey 2004 (III Cumbre de las Américas) que fueron de gran interés por el posicionamiento de la agricultura y la vida rural en el máximo foro político hemisférico.

La III Cumbre de las Américas marcó un hito histórico para la agricultura y la vida rural: se reconoció la importancia que tienen la agricultura y la vida rural para enfrentar la pobreza e impulsar el desarrollo sostenible de sus países. Concretamente la agricultura muestra dos caras muy valiosas para la comunidad; tanto como forma de vida de millones de habitantes de zonas rurales, como sector estratégico del sistema socioeconómico para la prosperidad.

El reconocimiento de la importancia de la agricultura y los mandatos de Quebec 2001 generaron una nueva dinámica en las Américas que ha aumentado el interés y el entendimiento público sobre la contribución de la agricultura y el medio rural al desarrollo.

El Banco Mundial presentó en enero de 2005 el informe «Más allá de la ciudad: la contribución del campo al desarrollo«, donde proporciona información renovada sobre el aporte del campo al desarrollo, la magnitud de lo rural y el persistente sesgo anti-rural de las políticas de Estado.

Lo rural es de mayor tamaño que lo indicado por las estadísticas oficiales. Para la región de Quebec el hallazgo más sorprendente es que la población rural alcanza aproximadamente 42% de la población total, mientras que las estadísticas oficiales hacen una estimación del 24%.

El territorio de aplicación de la Política Nacional de Ruralidad abarca 1.001 municipios y 34 comunidades indígenas con una población total de 2.000.000 habitantes. 152 municipios se consideran muy desvitalizados con un índice de desarrollo inferior a -5. La población de esos municipios es de 119.132 habitantes.

Texto y fotografías por Ana Eguizábal.

¡Tenemos fanzines!

Queremos que los disfrutes tanto como nosotros, así que te hemos preparado una tienda perfecta donde puedes comprarlos.


Somos un pequeño colectivo al que le encanta la fotografía en blanco y negro. Vivimos por Barcelona, pero enviamos nuestro trabajo a todas partes del mundo. Haz click y echa una vistazo a nuestras últimas publicaciones!

Ir a la tienda